martes, 21 de septiembre de 2010

¿Cómo se debe utilizar un matafuego? El matafuego en el auto. El matafuego en la cocina. Tipos de matafuegos. Métodos de extinción.


 Los matafuegos, también llamados extintores,  no deben ser para nosotros elementos extraños que ocupan un lugar en algún rincón de la oficina, pasillo o escalera.
 Debemos ser concientes de la ubicación de los mismos, cuál es el que está mas cerca de nuestra posición, saber si su control no está vencido.
 Pero no alcanza con saber dónde están los matafuegos. Debemos saber cómo utilizarlos, ya que al momento de necesitar de ellos, debemos actuar rápido, y aprovechar al máximo la carga del mismo. Nuestras vidas y las de nuestros seres queridos pueden depender de este conocimiento. Es por ello que insisto en que se deben hacer prácticas con los matafuegos. Se debe desarrollar la habilidad en el uso. Cuando hablamos de seguridad, de salvar vidad, no alcanza con creer que se saben hacer las cosas.
 En las oficinas, se puede hablar con los responsables de Seguridad e Higiene para que organicen un simulacro en la terraza del edificio o en algún patio, como mínimo una vez al año, aprovechando el momento en que la empresa de matafuegos los retira para hacer el mantenimiento. Piensen que a su empresa, les cobran por descargarlos, verificarlos y volverlos a cargar. Por lo que el agente extintor se desperdicia. Por ello es conveniente aprovechar ese momento para hacer un simulacro.
 No hace falta que todos juntos vayan el mismo día, ya que los matafuegos no se retiran del edificio todos a la vez, por lo que es muy sencillo hacer un plan de capacitación en el manejo de extintores. Les recomiendo entonces que hagan una petición a su servicio de Seguridad e Higiene así se organizan estas prácticas. El costo para la empresa es nulo.
 El matafuego debe estar siempre a mano. No debe estar tapado o detrás de otros objetos que haya que remover para acceder a él.
 Tampoco debe estar directamente apoyado en el piso, he visto en muchos lugares matafuegos en contacto con agua y con partes oxidadas. Sin observan esto, deben avisar al servicio de Seguridad e Higiene.
 Les dejo unas fotos de ejemplo de malas ubicaciones de matafuegos en algunas empresas.

 


El matafuegos en el auto:

 En el caso particular del auto. Voy a exponer algunas consideraciones que se deben tener en cuenta:
 Nunca debe estar el matafuegos en el baúl. Debe estar siempre al alcance del conductor ya que en caso de emergencia no suele haber tiempo para abrir el baúl. Por lo tanto deben ponerlo debajo de su asiento o debajo del asiento del acompañante.Otra opción es ponerlo en alguno de los costados de los pies del acompañante, contra el guardabarros o junto a la torre central detras de la caja de cambios. Nunca debe estar suelto o tirado por ahí, ya que ante alguna frenada brusca puede golpear a uds mismos o a terceros.
 Las siguientes fotos son bien ilustrativas.



 Cuando vemos que sale humo por los costados del capó, debemos tener siempre la precaución de hacer un análisis de la situación. Nunca abrir el capó del auto sin asegurarnos de que no haya llama. Para ello hay que agacharse por la parte frontal del auto y observar desde abajo. Si vemos llama no levantar el capó ya que esto producirá que ingrese más oxígeno al medio y aumentará el fuego.
 Lo que se debe hacer en este caso es abrir mínimamente el capó para poder ver donde se originó el fuego (normalmente es cerca del carburador/ sistema de inyección o el escape), y dirigir el chorro del extintor directamente a la zona e ir observando si sigue habiendo fuego hasta tener completamente controlada la situación.  Como explicaré más adelante, pero vale la aclaración ahora, se debe tener en cuenta que si hay combustible en el piso primero debemos apagar eso, y luego ir subiendo hasta el foco de pérdida.


El matafuegos en la cocina:

  Siempre es bueno contar con un matafuegos de 1 Kg en la cocina. Muchos incendios se han iniciado a raíz de la combustión de las grasas y aceites que va acumulando el filtro del extractor (Spar) con alguna chispa o llamarada que se produce cuando estamos cocinando. Ejemplo de esto es cuando hacemos bifes a la plancha, y las grasas que se evaporan de los mismo forman “chispas” ascendentes. Otro ejemplo podría ser cuando se fríe y el aceite cae por el costado de la sartén y entra en contacto con el fuego de la hornalla.
  Por ello ante esto mi primera recomendación es cambiar cada 6 meses, no más, el filtro. Es muy barato y se consigue en cualquier supermercado.
 Igualmente tomar la cifra de 6 meses como referencia, ya que según el uso que se le de a la cocina este número puede variar. Cambiar el filtro es muy fácil. Solo se necesita una tijera. Se corren 2 trabas que hay en ambos costados del extractor y se saca la parte que contiene al filtro, se tira la vieja y se pone la nueva, previo corte con tijera.
 Para saber si un filtro necesita cambio basta con una simple inspección visual. Si notan muy “aceitoso” el filtro es hora de cambiarlo.
 La otra recomendación es que jamás nos debemos retirar de la cocina si queda una olla con aceite sobre el fuego. Las desgracias ocurren en un segundo. Y debemos estar ahí si es que llega a ocurrir para atacar el foco cuanto antes.
 En las siguientes fotos pueden ver como han quedado algunas cocinas luego de que se enciende una olla y como prende el extractor.



Si se le llega a prender fuego una sartén NUNCA TIRE AGUA. Sólo tápela con un trapo húmedo y cierre de inmediato la llave. Acá les dejo un video para que vean como se inicia un fuego en la cocina, y lo que se debe hacer y lo que no.



 Por lo tanto, como escribía cuando inicié este subtema, siempre es conveniente tener un matafuegos en la cocina.



 Tipos de Fuego:

Antes de comenzar con las técnicas básicas hago un breve paso por los tipos de fuego, ya que es muy importante saber qué es lo que deseamos extinguir y así buscar el matafuego con el agente extintor adecuado para el mismo.


 ¿Qué tipos de fuego hay?

 Un combustible es toda sustancia que bajo ciertas condiciones es capaz de arder. Casi cualquier material que podemos encontrar en la oficina, en casa, en el garage, en la fábrica es combustible, por ello es tan importante ser conciente de los materiales que tenemos a nuestro alrededor y en base a ellos saber que tipo de fuego puede llegar a generarse a partir de los mismos. Normalmente en las oficinas vamos a encontrar matafuegos que sirven para cualquier tipo de fuego. No así en la fábrica.

 Para lograr un mejor estudio de los mismos, se ha confeccionado una subdivisión teniendo en cuenta el estado físico que pueden presentar, siendo la misma la siguiente:

Combustibles Sólidos
Combustibles Líquidos
Combustibles Gaseosos

Combustibles sólidos

 Los materiales sólidos más combustibles son los de naturaleza celulósica, tales como: madera, papel, cartón, los compuestos basados en fibras, y los textiles, especialmente los de origen vegetal.
 Cuando el material se halla finamente subdividido, el peligro de iniciación y/o propagación de un incendio es mucho más grande; por ejemplo, cuando se encuentra en forma de aserrín, polvo o pelusa.
 En esta categoría entonces tenemos: Madera, Papel, Cartón, Telas de origen vegetal, o sea telas no sintéticas, plásticos termoendurecibles.

Combustibles líquidos

 Los líquidos no arden; los que arden son los vapores que se desprenden de ellos. Tales vapores son, por lo general, más pesados que el aire, y pueden entrar en ignición a considerable distancia de la fuente de emisión. De ahí el riesgo cuando se siente olor a nafta.
 Existe una gran variedad en líquidos inflamables, utilizados hoy en día en distintas actividades. Los más comunes son: nafta, bencina, kerosene, alcohol, soluciones celulósicas y solventes, ceras, parafinas.
 Los combustibles líquidos más pesados, como los aceites, no arden a temperaturas ordinarias, pero cuando se los calienta, desprenden vapores que en forma progresiva van favoreciendo la posibilidad de la combustión, la cual llega a concentrarse una temperatura suficientemente alta.


Combustibles gaseosos

 Dentro de esta categoría encontramos el propano, butano, hidrógeno, acetileno.

 Partes de un matafuego


¿Cómo se saca el seguro de un matafuego?

 Como se observa en la figura, debemos primero quitar el seguro poniendo el dedo índice dentro de la argolla y tirando hacia afuera. De esta forma estamos liberando el gatillo.
 En segundo lugar, nos debemos dirigir a dónde está el fuego, ponernos a una distancia prudencial, analizar la situación, elegir por dónde comenzar y tomar con una mano el matafuego, si es chico, o apoyarlo en el suelo y buscar el ángulo que necesitemos para estar en la base de las llamas.
 Una vez que estamos posicionados debemos apretar el gatillo de una forma muy similar a como apretaríamos una pinza. Tomar fuerte el matafuegos y no asustarnos por el movimiento que intentará hacer inicialmente.

¿Cómo se ataca un fuego?

Al momento de atacar el fuego, deben proceder con mucho cuidado, y ver hacia dónde se dirige el viento.
 Siempre deben pararse a favor del mismo
 Puede ser que tengan acceso directo al fuego, o que el mismo esté impedido por objetos que obstaculizan llegar a él. Por lo tanto la forma de actuar cambiará según en caso.

 No es lo mismo extinguir un comienzo de incendio de un sólido, o de un líquido que se esta derramando o esta contenido en un recipiente. Las técnicas varían y hay que hacer un rápido análisis antes de comenzar a actuar. También usar el sentido común y ver si es algo de lo que podemos hacer frente y no salir heridos.

 Combustible derramado:

 En el caso de un combustible derramado cuando tenemos acceso directo a la llama, debemos proceder de la siguiente forma:

·        Poner la tobera del matafuegos a 45º del piso
·        Apuntar el chorro del agente extintor a 10 o 20cm antes de que comiencen las llamas, a la base de las mismas, guardando siempre una distancia de seguridad del fuego.
·        Mover la tobera como si describiéramos un abanico, de forma de sobrepasar las dimensiones que limitan a las llamas a izquierda y derecha.. En el caso de que el extintor sea de espuma, el agente extintor debe caer por gravedad.
·        Debemos ahora avanzar lentamente hasta el borde opuesto de las llamas, siempre de frente a las mismas, nunca darles la espalda auque se haya extinguido una parte. Si avanzamos muy rápido correremos el riego de que haya una reignición del combustible.

Cuando no tengamos un acceso directo a este tipo de fuego deberemos trabajar junto con otra persona. Salvo que contemos con un matafuego de espuma.
·        Cada persona debe encargarse de atacar las dos terceras partes del fuego.
·        Deberán ir “barriendo” el fuego en la forma de abanico hasta encontrar los 2 chorros del agente extintor en el extremo opuesto del fuego. Nunca quedar enfrentados, siempre de costado.

 Método de Ataque de Líquidos inflamables:

 En este caso podemos tener 2 situaciones.
 Que fluyan por gravedad, puede ser el caso de una lata que cae sobre llama y se prende fuego el contenido:


  • Primero debemos extinguir el fuego sobre combustible derramado, acercándonos a favor de la dirección del viento.

  • En segundo lugar procederemos a extinguir el fuego sobre el combustible que está cayendo pro acción de la gravedad.

  • Una vez que llegamos a la zona en la que sale el combustible debemos dejar el chorro del agente extintor por unos cuantos segundos.

  • Luego de haber extinguido el fuego avanzar lentamente sobre el sector sin dejar de accionar el matafuegos.
 En el caso de que no se pueda acceder en forma directa al fuego, deberemos actuar como indiqué en el ejemplo anterior

 Acá les dejo un video muy ejemplificador que está colgado en youtube y resume las técnicas que describí.


  .
 Independiéntemente de la teoría que les dejé, si bien es bueno que la hayan leído, al momento de tener un incendio, la simple lectura no basta. Es por ello que hago énfasis en la capacitación. Al hacerlo lo van a recordar mejor. Y si lo repiten varias veces seguidas en el tiempo desarrollaran las habilidades necesarias.
 Recuerden que todos podemos llegar a ser víctimas de un incendio, ojalá que no, pero no podemos ponernos a leer las indicaciones cuando ocurra, o a probar si apretando el gatillo lo logramos apagar. Se debe actuar casi por instinto.

 Espero que esta entrada les haya servido y aguardo sus comentarios.

GES


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada